07. ¿Es necesario revisar los libros?

Según algunos juristas de las últimas generaciones deben revisarse todos los libros que fueron consultados en el último año, hoja por hoja, pues pudo haber caído en su interior alguna miga de jametz y como según esta opinión la revisación tiene por objetivo eliminar toda partícula de este, resulta que es necesario revisar cada hoja (Jazón Ish).

Sin embargo, de acuerdo con la opinión de aquellos juristas que entienden que la revisación tiene por objetivo encontrar trozos de jametz del tamaño de un «kezait”, es claro que no se necesita llevar a cabo una revisación tan minuciosa en cada libro pues no es razonable que allí se encuentren trozos de jametz de ese tamaño.

Incluso quienes detentan una opinión estricta y entienden que en la revisación se deben buscar trozos pequeños, fueron más flexibles en el caso de los libros, ya que no es necesario buscar trozos del tamaño de los que pueden hallarse en los libros, pues aunque se los encuentre no se teme que alguien los quiera ingerir. Por lo tanto, según la costumbre extendida no es necesario revisar cada libro hoja por hoja pues se trata de una rigurosidad innecesaria que puede llevar a perder tiempo de estudio de Torá.

Empero, es necesario tener cuidado de no traer a la mesa de Pesaj libros que no se tuvo la precaución de mantenerlos alejados de jametz durante el año, por si contienen una miga de jametz que pudiera mezclarse con los demás alimentos y el jametz en Pesaj no se anula en mezcla alguna. Sin embargo, se permite estudiar con estos libros en otra mesa. En caso de colocar uno de estos libros en la mesa sobre la cual se come, no deberá hacerlo durante una comida, y con posterioridad se deberá limpiar la mesa cuidadosamente para que no quede sobre esta miga alguna. Quien se cuida durante todo el año de mantener sus libros lejos de todo jametz, y al acercarlos a la mesa es cuidadoso de que no caiga sobre ellos partícula alguna de este, no precisa revisarlos ni siquiera según la opinión más estricta pues se los considera previamente revisados.

En el caso del mueble mismo de la biblioteca, esto depende de los residentes de la casa en cuestión; si en esta no viven niños pequeños y los adultos acostumbran a no colocar sobre el mismo alimentos – no se requerirá revisación. Si hay en la casa niños pequeños que pudieron haber introducido alimentos en el mueble, será necesario revisar entre los libros y atrás de estos. En caso de que el mueble en cuestión haya sido bien limpiado antes de Pesaj alcanza con una breve revisación.

Esta entrada fue publicada en 04. La revisación del jametz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *