03. El recitado de la bendición

Previo a la revisación se recita la siguiente bendición: “Baruj Atá Ad-onai Elo-heinu Melej Haolám Asher Kideshanu Bemitzvotav Vetzivanu al Biur Jametz” (“Bendito Eres Tú HaShem Rey del Universo que nos consagraste con Tus preceptos y nos ordenaste eliminar el jametz”). Si bien la eliminación efectiva del jametz se lleva a cabo al día siguiente con su quema y anulación, se recita esta bendición el 14 por la noche previo a la revisación por cuanto que mediante esta se da inicio al proceso de eliminación del jametz del hogar.

No se debe hablar entre que se recita la bendición y se da inicio a la revisación y quien interrumpe para hablar de un tema no vinculado a la acción preceptiva debe volver a recitarla antes de comenzar a revisar. En caso de que la persona hable de temas no vinculados al precepto después de haber iniciado la revisación – no pierde la bendición recitada pues esta recae sobre aquello que la persona ya alcanzó a ver. A priori, durante la revisación no se debe hablar de temas ajenos a esta para que quien la lleva a cabo se concentre debidamente (Shulján Aruj 432:1, Mishná Berurá 5-6).

Una persona propietaria de varios inmuebles debe revisarlos a todos, para lo cual habrá de recitar la bendición previa a la revisación del primero y aunque estos se encuentren lejos el uno del otro lo hará solo una vez.

En el caso de quien se vio en la necesidad de ausentarse de su hogar y por lo tanto revisó el jametz antes del día 14 de Nisán, si bien su revisación es correcta no habrá de recitar la bendición. Esto se debe a que la bendición debe ser recitada únicamente a partir del día 14 por la noche cuando la revisación es contigua a la eliminación, y el jametz que se pueda encontrar en esa noche se ha de eliminar a la mañana siguiente. Asimismo, quien no pudo revisar el jametz en la noche del 14 y lo hace en la mañana de ese día o incluso ya iniciada la festividad, habrá de recitar la bendición, ya que todo aquello que ha de encontrar será eliminado de inmediato y, como vimos, en una revisación de este tipo corresponde recitar la bendición «…al beur jametz» (Ramá 436:1, Beur Halajá allí, Mishná Berurá 435:5).

Esta entrada fue publicada en 04. La revisación del jametz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *