13. Sinagoga, internados y yeshivot

Las sinagogas y casas de estudio requieren de revisación en la noche del 14 de Nisán pues a veces en estos lugares se come jametz. Incluso en sinagogas en las que no se acostumbra a comer los niños pequeños a veces entran con jametz en sus manos (Shulján Aruj 433:10). Sin embargo, hay duda respecto de si se debe o no recitar bendición por la revisación por lo que es mejor que quien revisa la sinagoga lo haga primero su hogar y al recitar allí la bendición tenga la intención de revisar también la sinagoga.

Muchachos y muchachas que viven en internados y pagan por ello entran en la categoría de arrendatarios y si queda en sus habitaciones un “kezait” de jametz trasgredirán la doble prohibición de no poseer jametz y de no ver el que se posee, por lo que deben revisar sus habitaciones antes de Pesaj. Si se quedan en estas durante la festividad deben revisarlas el 14 por la noche recitando la bendición correspondiente. En caso de que abandonen el internado unos días antes de Pesaj deben revisar las habitaciones la noche anterior a su partida sin recitar la bendición. Los demás salones y secciones de la yeshivá son responsabilidad de sus directivos que sean revisadas antes de Pesaj.

En el caso de quien adquirió o rentó una casa antes de Pesaj, aunque todavía no entró a vivir en esta debe revisarla por la eventualidad que quedaran restos de jametz, y como ahora está el bien a su disposición estará trasgrediendo las prohibiciones de poseer jametz y ver el jametz que se posee. En caso de que posea otra casa en la cual cumpla con el precepto de revisar el jametz, puede alquilar o vender la casa nueva a un gentil y de esa manera eximirse del deber de revisar (ver arriba 4:11).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos