12. La inmersión de los utensilios o recipientes en agua hirviendo (“hag´alá”) en la práctica

El agua de la inmersión debe estar bien hirviendo, siendo esta una condición previa indispensable para poder kasherizar utensilios que absorbieron en primer recipiente sobre el fuego, y tal como vimos, a priori realizamos la inmersión de todos los utensilios o recipientes en primer recipiente sobre el fuego. Es necesario sumergir el utensilio en el agua por unos segundos. A veces, la introducción de los utensilios enfría el agua levemente y esta deja de hervir, por lo que en un caso así hay que dejar los utensilios sumergidos hasta que vuelva a hacerlo.

Quien introduce al agua dos utensilios o recipientes de una vez, debe moverlos un poco para que se separen y el agua hirviendo pueda entrar entre ambos (según el Shulján Aruj 452:3-4).

En el caso de un utensilio o recipiente que no puede ser sumergido de una sola vez, se lo puede sumergir por partes, primero una mitad y luego la otra (ídem 451:11).

Se acostumbra, a priori, a enjuagar con agua fría los utensilios ya sumergidos para que no quede sobre éstos agua caliente que permita que el sabor liberado en la inmersión vuelva a ser absorbido. Sin embargo, este enjuague no es condición necesaria para que la kasherización sea efectiva ya que se acostumbra sumergir los utensilios en agua hirviendo por lo menos veinticuatro horas después de su último uso o en agua cuyo sabor fue previamente estropeado, por lo que si el utensilio vuelve a absorber el sabor del agua, no se tornará en no apto para usar (ídem 452:7, Mishná Berurá 34). Por esta razón, utensilios o recipientes que pudieran verse dañados por el enjuague en agua fría, como es el caso de algunos objetos de vidrio, no requieren de este procedimiento. Además, en caso de que sea dificultoso enjuagar en agua fría después de la inmersión no es necesario hacerlo.

Hay personas que temen sumergir sus utensilios o recipientes en agua hirviendo, pero en realidad se trata de un procedimiento sumamente sencillo. Reiteremos someramente sus diferentes etapas: primeramente, se lava el utensilio o recipiente y se espera veinticuatro horas desde la última vez que absorbió un sabor prohibido. Luego se lo sumerge en agua hirviendo. Si es posible, inmediatamente después de la inmersión se le debe enjuagar muy bien en agua fría; de no ser posible, se puede apagar el fuego que arde bajo la olla y esperar a que el agua se enfríe un poco y luego verterla sobre el utensilio que fuera sumergido y así enjuagarlo. A los efectos de realizar el procedimiento de kasherización mediante inmersión en agua hirviendo, se puede usar cualquiera de las ollas de la cocina y esperar veinticuatro horas desde la última cocción de los utensilios a kasherizar, o se vierte detergente en el agua de la inmersión para estropear el sabor.

10. Reglas referentes a la kasherización de utensilios para Pesaj mediante inmersión en agua hirviendo ("Hag´alát Kelím")

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora