09. ¿Se kasheriza según la absorción más intensa que experimentó el recipiente o según la más habitual a la que se vio expuesto?

https://ph.yhb.org.il/es/04-10-09/

Según la opinión del Shulján Aruj (Oraj Jaím 451:6), si un utensilio fue usado unas veces como primer recipiente y otras como segundo, la kasherización debe efectuarse de acuerdo con su uso mayoritario. Si en la mayoría de las oportunidades fue usado como segundo recipiente, como tal debe ser kasherizado. Asimismo, si algunas veces el utensilio fue expuesto al fuego en ausencia de líquidos y la mayoría de las veces se usó como primer recipiente, puede ser kasherizado en un primer recipiente. De igual forma, si el utensilio fue usado algunas veces como primer recipiente y mayoritariamente se usó en frío, su kasherización será en frío. Según Ramá la kasherización se efectúa acorde al uso más intenso («Tashmishó ha-Jamur») y no al más habitual.

Por ejemplo, si una cuchara es usada normalmente para tomar sopa en un segundo recipiente y a veces con esta se revuelve un alimento que se encuentra sobre el fuego, según el Shulján Aruj la kasherización debe efectuarse de acuerdo con el uso más común del utensilio, por lo que se la puede sumergir en un segundo recipiente mientras que según Ramá debe ser sumergido en un primer recipiente de acuerdo con el uso más intenso que experimentó.

El argumento de Ramá es que, dado que el utensilio absorbió una vez sabor de modo intenso, la única forma de quitarlo es por medio de una inmersión de igual magnitud. El criterio del Shulján Aruj se basa en la presunción de que la kasherización se lleva a cabo pasadas ya veinticuatro horas, el sabor impregnado es desagradable y por lo tanto el utensilio, según la Torá no requiere de inmersión; siendo los sabios quienes  ordenaron kasherizar todo utensilio que absorbió algún sabor prohibido por temor a que si autorizan aquellos que pasaron ya veinticuatro horas desde su último uso, la gente, por error, utilizará también aquellos que aún no pasaron el lapso necesario. Sin embargo, los sabios ordenaron kasherizar de acuerdo con el uso más frecuente y no con el más intenso.

En la práctica, se kasheriza a priori cada utensilio de acuerdo con el más intenso de sus usos. Más aún, aunque el más intenso de los usos haya sido el vertido –»Yrui»-, en la actualidad se acostumbra kasherizar todo mediante inmersión en un primer recipiente que está sobre el fuego, por si el utensilio fue usado anteriormente en esas condiciones y sus dueños lo olvidaron. Empero, en caso de gran necesidad se puede permitir kasherizarlo de acuerdo con su uso más frecuente (Mishná Berurá 451:47, Kaf HaJaím 100).

Cuando la exposición al calor en ausencia de líquido es el uso menos frecuente de un utensilio, y mayoritariamente se emplea en primer recipiente, Ramá coincide en que alcanza con kasherizarlo mediante exposición moderada al fuego (“libún kal”) (Mishná Berurá 48). En caso de temerse que este procedimiento pueda estropear el utensilio, nos encontramos en una situación “a posteriori” (“bediavad”) que nos permite kasherizarlo de acuerdo con su uso más frecuente que es en primer recipiente (Kaf HaJaím 108).

Esta entrada fue publicada en 10. Reglas referentes a la kasherización de utensilios para Pesaj mediante inmersión en agua hirviendo ("Hag´alát Kelím"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *