14. Absorción mediante remojo (“kvishá”)

Recipientes en cuyo interior se colocaron alimentos jametz fríos no requieren de inmersión en agua hirviendo, y para kasherizarlos es suficiente con lavarlos bien. Por ejemplo, vasos de los que se bebió cerveza, que como se sabe es completamente jametz (“jametz gamur”), son kasherizables mediante un buen lavado. Esto se debe a que mientras que el jametz no esté a una temperatura que lleve a la mano a retirarse (“iad soledet bo”), el recipiente no absorbe el sabor de su contenido. Mucho más aún si se colocaron galletas jametz sobre platos o fuentes, es claro que para kasherizarlos alcanza con un buen lavado, pues además de no alcanzar una temperatura que lleva a la mano a retirarse (“iad soledet bo”) son secas y en ausencia de líquido el sabor del alimento no pasa al recipiente, y por lo tanto, lo único que hay que hacer es asegurarse de que no hayan quedado en este migas adheridas.

Empero, si la cerveza permaneció en el vaso por más de veinticuatro horas estamos ante un caso de remojo (“kvishá”) y se considera que el sabor a jametz fue absorbido, ya que nuestros sabios establecieron una regla: “remojado se asemeja a cocido” (“kavush kimvushal”), y por lo tanto, no se podrá usar el vaso en cuestión durante Pesaj de no mediar una kasherización.

Es claro que se puede kasherizar estos utensilios mediante inmersión en agua hirviendo, pues si este procedimiento es adecuado para utensilios que absorbieron jametz mediante cocción obviamente que será efectivo para utensilios que lo hicieron mediante remojo. Dado que a los efectos de kasherizar, la absorción por remojo se considera más leve, alcanza con sumergir los utensilios en agua durante tres días. Esto se realiza de la siguiente manera: se coloca el utensilio en remojo con agua durante un día entero y al finalizar este se cambia el agua y se deja al utensilio en remojo por un día más, y luego nuevamente se cambia el agua y se lo deja en remojo otra jornada. Si bien en términos generales este método de kasherización no es sumamente eficiente por cuanto que se podría habilitar los utensilios más rápidamente por medio de inmersión en agua hirviendo, en el caso de utensilios que pudieran verse dañados, el procedimiento de tres días de inmersión en agua fría puede resultar provechoso.

Además, es importante señalar que en el caso de bebidas fuertes tales como el whisky, el sabor a jametz impregna el vaso en sólo dieciocho minutos y quien quiera usarlo durante Pesaj deberá kasherizarlo de alguna de las dos formas arriba detalladas.

10. Reglas referentes a la kasherización de utensilios para Pesaj mediante inmersión en agua hirviendo ("Hag´alát Kelím")

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora