02- ¿De qué está hecho un sejaj apto (kasher)?

El sejaj es el componente principal de la sucá, y es aquel que le da el nombre de ‘sucá’ a la totalidad de la estructura. El sejaj debe cumplir con tres condiciones: a) Debe ser de una especie vegetal. b) Debe haberse desconectado de su sitio de crecimiento. c) No debe haber pasado por una elaboración o procesamiento que lo habilite a recibir impureza. Explicaremos más:

La primera condición es que el material del sjaj provenga de algo que creció de la tierra, o sea, perteneciente al reino vegetal, como es el caso de un arbusto o un árbol. Sin embargo, el hierro, la tierra y el plástico, si bien se originan en el suelo, por cuanto que no son vegetales no resultan aptos para techar la sucá. Lo mismo ocurre en el caso de los cueros de animales, si bien se nutrieron de la tierra, no se los considera crecidos en ella.

La segunda condición es que el sjaj esté desconectado o extraído de su sitio de crecimiento, por lo tanto, las ramas de un árbol y las plantas enredaderas no son aptas para techar la sucá ya que permanecen conectadas a la tierra.

La tercera condición es que el sjaj no esté compuesto de algo que pudiese adquirir impureza. En términos generales, nada que esté en su forma original natural puede adquirir impureza, y una vez que es procesado para ser utilizable por el ser humano pasa a ser pasible de recibirla. Por ejemplo: troncos, ramas y hasta tablas sencillas no pueden adquirir impureza. Pero si hizo de estos recipientes o herramientas, sillas y camas – son pasibles de adquirir impureza y no resultan aptos para techar la sucá.

Juntamente con el pasaje del material a la categoría de instrumento o recipiente significativo, se torna pasible de adquirir impureza y entonces, si un cuerpo muerto o cualquiera de las demás cosas que pudiesen impurificar el objeto llegase a tocarlo se tornará impuro. Ya desde el momento en que el vegetal pasa algún tipo de transformación que lo torna en pasible de adquirir impureza se vuelve no apto para su uso como sjaj, a pesar de que en la práctica aún no se haya impurificado.

Frutas y verduras dignas de ser ingeridas pueden adquirir impureza y por lo tanto no se emplean para techar la sucá. No obstante, si son comestibles únicamente para los animales no adquieren impureza y se pueden utilizar para el sjaj (Shulján Aruj 629:9-11).

Una esterilla hecha de cañas o de paja, si fue hecha para recostarse sobre ella – se tornó ya pasible de adquirir impureza y no puede ser empleada como sjaj, pero si fue elaborada para fungir como sjaj – no es pasible de adquirir impureza y puede ser empleada para techar la sucá. En un sitio donde se acostumbra a producir esterillas únicamente para acostarse sobre ellas, aunque haya sido elaborada para hacer de sjaj, no será apta para ello por una cuestión de cómo habrá de ser vista a ojos de las personas (mar’ít ain) (Shulján Aruj y Ramá 629:6).

No se hace el sjaj con trozos de una cama o partes de utensilios, y si bien una vez rotos ya no son pasibles de adquirir impureza, nuestros sabios prohibieron utilizarlos para techar la sucá, no sea cosa que las personas se equivoquen y las utilicen para el sejaj cuando aún pueden recibir impureza (Shulján Aruj 629:1-2).

Nuestros sabios prohibieron techar la sucá con lino que se comenzó a procesar para transformarlo en hilo ya que cambió su forma natural. Por lo tanto, está prohibido usar para el sejaj papel o cartón producidos a partir de astillas de madera, por cuanto que el procesamiento que pasaron les cambió su forma natural. Asimismo, está prohibido techar con algodón (Talmud Jerosolimitano, Rambám, Mishná Berurá 629:13).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora