05- ¿Está permitido sostener el sjaj sobre algo que no es apto para fungir como tal?

Hay quienes afirman que, así como se debe techar la sucá con materiales de origen vegetal que no reciben impureza, de igual manera el sostén del sjaj debe estar libre de poder recibirla, a los efectos de que las personas no se equivoquen y terminen techando su sucá con materiales pasibles de ello u otros no aptos para la realización del sjaj. Por lo tanto, según esta opinión, no se puede apoyar el sjaj sobre varas de hierro, maderas pasibles de recibir impureza y demás materiales no aptos para techar la sucá tales como el plástico que no crece en la tierra. Empero según este parecer es posible apoyar el sjaj sobre un muro de piedras, ya que no cabe temer que las personas se equivoquen y piensen que se puede techar una sucá con piedras.

Y si bien según la opinión mayoritaria de las autoridades halájicas se puede apoyar el sjaj sobre algo pasible de adquirir impureza, ya que solamente el techado de la sucá debe ser de material vegetal que no pueda adquirirla y no aquello sobre lo cual se apoya, de todas maneras, es bueno a priori tener el recaudo de proceder conforme a la opinión más estricta y no hacerlo. Por lo tanto, quien haya construido tabiques sobre marcos de hierro, a priori, que no apoye sobre estos el sjaj sino que primeramente coloque maderas y posteriormente apoye el techo de la sucá sobre estas. Quien desee adoptar la actitud más flexible puede apoyar el sjaj sobre los marcos de hierro y su sucá será apta para recitar la bendición correspondiente por habitarla.

Quien desee adoptar la actitud más estricta y no quiera apoyar el sjaj sobre algo pasible de adquirir impureza, pero a su vez tema que el viento existente vuele el sjaj, puede apoyar sobre el sjaj maderas pesadas aptas para techar una sucá. En caso de resultar necesario podrá amarrar las maderas pesadas a la sucá con materiales no aptos para techarla, tales como cuerdas, clavos o broches de plástico, pues de esta manera solamente «el sostén del sostén» (‘Ma’amid’ – aquello que da estabilidad) no es apto para sjaj, pero su sostén que son las maderas pesadas sí lo son.

En caso de que el temor principal sea que un viento imprevisto vuele el sejaj, está permitido, según la opinión de aquellos que actúan con mayor rigurosidad, atar el sejaj con cuerdas, clavos o broches de plástico, ya que en una situación común el sejaj se mantendría en su lugar sin la necesidad de estos accesorios, y su presencia obedece a una precaución por un posible viento extraordinario, y por ello no se considera que sean los sostenes del techo de la sucá.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora