17- Pérgola

Una pérgola es una estructura de madera fija que se erige en patios y jardines para generar un espacio de sombra en el cual se puede sentar. Surge la pregunta si las maderas fijas de la pérgola pueden considerarse un sjaj apto.

Hay quienes lo permiten entendiendo que como la pérgola no fue destinada a servir de residencia y tampoco es apta para serlo ya que no protege de la lluvia, sus maderas son aptas para hacer de sjaj. No obstante, corresponde agregar un poco más de sjaj en honor a la festividad para que la pérgola no entre en la categoría de sucá vieja (tal como se explicara en al halajá 12). Si el área soleada en el interior de la pérgola es superior a la sombreada, será preciso agregar más sjaj hasta que la relación entre las áreas se invierta.

Por su parte, hay juristas más estrictos al respecto y consideran que por cuanto que la estructura de la pérgola es una construcción fuerte y estable, sus maderas entran en la categoría de tablas fijas en un techo de una vivienda permanente por lo que por la Torá estará prohibido emplearlos para sjaj. Esto es así ya que el fundamento principal del sjaj de la suca es que sea temporario, y la pérgola es una construcción permanente. En la práctica, dado que se trata de una duda sobre una norma de la Torá, corresponde adoptar la actitud más estricta.

Por lo tanto, si la mayor parte del área del techo de la pérgola está techada con palos permanentes será preciso disminuir su número hasta que éste quede mayoritariamente abierto y el área soleada supere a la sombreada. Entonces, se deberá colocar sobre toda la superficie del techo sjaj apto, de modo tal que, sin las maderas propias de la pérgola, el área sombrada del sjaj supere a la soleada y entonces la sucá resulte apta.

Otra posibilidad de tornar una pérgola cuya área sombreada supera a la soleada en apta para sucá es retirar de su techo las maderas fijas y volver a colocarlos sin amarrarlos o sin fijarlos con clavos, de modo tal que cada palo que fue colocado nuevamente resulte apto para sjaj (Shulján Aruj 631:9).

Tal como aprendimos (halajá 13) es necesario tener el recaudo de comenzar a erigir las paredes de la sucá previo a la colocación del sjaj, y siempre y cuando se haya erigido inicialmente paredes que tengan una altura de un palmo en las cercanías del sitio del sjaj, se considera que ya se inició con la construcción de las paredes y el sjaj que se coloque luego será apto. En muchas pérgolas hay paredes de un palmo de altura contiguas al techo, por lo que no resulta necesario preocuparse por fijar algo en la pared previo a la colocación del sjaj.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora