08- Retirar cáscaras y carozos.

https://ph.yhb.org.il/es/01-11-08/

Está permitido retirar la cáscara de un fruto a los efectos de ingerirlo. Si bien quitar la cáscara se asemeja a retirar el residuo del alimento, esto no está prohibido por cuanto que así es como se ingiere un fruto que no viene ya pelado. Por lo tanto, está permitido pelar ajos, cebollas, nueces, pomelos o toronjas, bananas o plátanos, naranjas etc. siempre y cuando se los pele para su consumo inmediato, empero, si se los pela para ser consumidos más tarde, esto estará prohibido por cuanto que esta es la forma original de realizar la labor (Ramá 321:19). A los efectos de comer los frutos de inmediato se permite retirar la cáscara con un cuchillo, pues este es un utensilio destinado a ayudar a la mano de la manera que se acostumbra a comer y no bajo la forma de labor (ver Igrot Moshé Oraj Jaím 1:124).

Quien ingiere una ciruela, al llegar al carozo puede botarlo y seguir comiendo. Quien ingiere un dátil, puede abrirlo, retirar el carozo (a los efectos de revisar si contiene gusanos), tirarlo y después comerlo (Mishná Berurá 321:84).

Quien abre un melón para ingerirlo de inmediato puede arrojar todas las semillas o pepitas, pues retirarlas se asemeja a pelar la cáscara. Asimismo, está permitido pelar o quitar la cáscara de un melón o una sandía poco antes de ingerirlos. De la misma manera, está permitido quitar el cabo que viene unido al fruto poco antes de ingerirlo (Shmirat Shabat Kehiljatá 3:18, 37-39, ver adelante en el inciso 10 que está permitido quitar las semillas de la sandía antes de su consumo).

Los juristas debatieron respecto de ciertas frutas y verduras cuyas cáscaras son comestibles como en el caso de las manzanas, peras, pepinos y zanahorias, si el pelarlas implica o no trasgredir la prohibición de seleccionar. Hay quienes opinan que dado que la cáscara es comestible no estamos ante un acto de selección, sino que la acción se asemeja a partir un fruto en dos partes, por lo que se pueden pelar para ser ingeridos más tarde mediante un pelador. Otros juristas opinan que por cuanto que no deseo la cáscara ésta se transforma ante mis ojos en residuo por lo que recaen sobre esta las reglas de la prohibición de seleccionar. Si así fuera, no se podrá emplear un pelador empero se podrán pelar con cuchillo para su consumo inmediato. Quien quiera optar por la opinión más flexible tiene en quien respaldarse.

Esta entrada fue publicada en 11. Seleccionar ("Borer"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *