06- Selección para consumo inmediato.

https://ph.yhb.org.il/es/01-11-06/

Tal como vimos en el inciso 2 está prohibido seleccionar en carácter de labor, tal como se realiza normalmente. Sin embargo, si se trata de una selección a los efectos de consumir un alimento de inmediato, no se trata de la realización de la labor prohibida original pues así solemos comer. Por lo tanto, una persona que quiere partir unas nueces para consumo inmediato de su familia puede hacerlo. Si planea servir las nueces más tarde, por la Torá estará prohibido hacerlo pues estaremos ante la realización de la labor de seleccionar. De la misma forma, quien tiene ante sí una mezcla de semillas o pepitas blancas (calabaza) y negras (girasol) y quiere ingerir de las últimas, si las selecciona para ingerirlas más tarde estará trasgrediendo la prohibición de la Torá, pero si las va a comer de inmediato puede retirar de la mezcla las semillas o pepitas que desea.

Una mujer que está ocupada en la preparación de la comida tiene permitido seleccionarla tanto para su familia como para los invitados. Por ejemplo, quien tiene ante sí una mezcla de maníes o cacahuates y almendras y desea servir únicamente las últimas, tiene permitido retirarlas de la mezcla antes de la comida y colocarlas en un plato para servirlo al final de la misma. Incluso si la comida se estira por tres horas, dado que preparó el plato con las almendras poco antes del inicio de la misma tal como se acostumbra a hacer, se considera que retiró las almendras de la mezcla de la manera que se acostumbra a comer y no bajo forma de labor.

Lo principal es que el alimento sea retirado de la mezcla poco antes de la comida, esto es, en el tiempo que se acostumbra a prepararla. Empero, si la persona en cuestión separa las almendras de la mezcla antes de este plazo prudencial, estará trasgrediendo la prohibición de seleccionar. Todo depende de la envergadura de la comida y la cantidad de invitados, pues no se aplica el mismo criterio cuando se trata de cinco o de treinta comensales o cuando el menú incluye uno o tres platos diferentes.

En el caso de la señora que no sabe cuándo habrán de volver sus familiares de la sinagoga, tendrá permitido adelantar un poco los preparativos de la comida a los efectos de evitar que los comensales tengan que esperarla. Empero debe tener cuidado de no adelantarse más del tiempo necesario para los preparativos de la comida.

Quien tuvo la intención de seleccionar alimento de residuo para servirlo en la comida cercana y al final sobró de lo seleccionado para la siguiente, no cometió falta alguna siempre y cuando no haya preparado, a priori, para ambas comidas (Shulján Aruj Harav  319:3, Mishná Berurá 5).

Esta entrada fue publicada en 11. Seleccionar ("Borer"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *