16- Utensilios, juguetes, cubiertos y libros.

https://ph.yhb.org.il/es/01-11-16/

La prohibición de seleccionar aplica no solo a alimentos sino a todos los objetos, tales como libros, utensilios y prendas de vestir (Taz, Mishná Berurá 319:15). Todas las reglas que se aplican a la selección de alimentos tienen vigencia para cualquier tipo de mezcla. Esto implica que se puede tomar de un montón de objetos aquél que se necesita utilizar de inmediato, pues se retira del modo habitual de empleo del objeto y no de un modo que rememora la labor de selección propiamente dicha. Este objeto se puede retirar si es para uso inmediato, y estará prohibido hacerlo para uso diferido. Asimismo, se prohíbe clasificar mezclas y demás está decir que está prohibido retirar del montón de objetos aquellos que no estamos interesados en utilizar.

Por ejemplo, niños que mezclaron dos tipos de juegos de cubos, no se les puede separar un set del otro. Empero si ellos quieren ahora jugar con uno de los sets, está permitido tomarlo del montón ya que se está ante una clasificación que no tiene formato de labor sino de juego, pues al iniciarse una partida de un juego cualquiera se toman las piezas del mismo.

En el caso de los cuchillos, cucharas y tenedores que se mezclaron, estamos ante una prohibición de seleccionar aunque los utensilios sean grandes y las diferencias entre uno y otro sean notorias, ya que al ser numerosos se los considera revueltos. Por lo tanto, está prohibido clasificarlos separando cada tipo, pero una vez lavados, se los puede secar cada utensilio por separado y colocarlo en su cajón correspondiente, ya que en este caso no se está seleccionando cada utensilio que se retira sino que se los va tomando al azar para secarlos, y una vez que el utensilio está en la mano se lo puede colocar en su sitio.

Antes de la comida está permitido tomar los cubiertos mezclados y colocar al lado de cada plato el set correspondiente, ya que esta labor no se realiza bajo formato de clasificación sino bajo el modo habitual de colocar la mesa. Esto es así siempre y cuando se pongan los cubiertos poco antes de sentarse a comer.

Se puede trasgredir la prohibición de seleccionar también con libros, como cuando se mezclan varios “jumashim” en una pila y el encargado de la sinagoga quiere repartir a los fieles el tomo de la Torá que se ha de leer en público. En este caso, mucho antes de que comience el servicio no podrá extraer de la pila de libros aquellos que no sirven o aquellos que sirven. Empero, poco antes estará permitido ya que la acción no se realiza bajo el formato de selección sino que se toman libros para estudiar tal como se hace habitualmente.

Libros que están colocados sobre un estante no se consideran mezclados, por lo que está permitido escoger y retirar libros para estudiarlos horas después. Quien estudió de muchos libros puede devolverlos al armario en Shabat a los efectos de hacer orden. Por cuanto que está devolviendo los que estudió puede devolver cualquier otro libro a su sitio original (Rabí Shlomo Zalman Oierbaj en Shmirat Shabat Kehiljatá 3, comentarios 220 y 239).

Esta entrada fue publicada en 11. Seleccionar ("Borer"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *