1- Las cuatro labores ligadas a la de seleccionar.

https://ph.yhb.org.il/es/01-11-01/

Hay cuatro labores vinculadas a separar el alimento de los residuos y son: trillar (“Dash“), airear (“Zoré“), seleccionar (“Borer“) y tamizar (“Merraked“).

La labor de trillar implica separar el alimento de su origen, y en lo referente a la cosecha significa separar el grano de la espiga y el tamo[1]. Una vez que la cosecha es segada y recogida, se golpeaban las espigas con palos para así separar el grano. En la antigüedad, cuando la cosecha era abundante ponían a caminar sobre ésta un animal. A los efectos de hacer el trillado más eficiente se le amarraba un artefacto llamado trillo, que es una tabla ancha a la que se le ajustaban cuchillos o piedras, y el animal lo arrastraba sobre las espigas y así se separaban los granos (los detalles referentes a esta labor se explicarán en los incisos 17 y 18).

Una vez concluído el trillado, junto con los granos de cereal quedaban restos de tamo y paja.  A los efectos de retirar estos restos se airea la cosecha al viento. Se lanzan los granos de cereal hacia arriba de modo tal que el viento se lleva la paja y el tamo que son más livianos, y el grano vuelve a caer en el montón cosechado. En esto consiste la labor de “airear”.

Junto a los granos siempre quedan restos de tierra o piedras las cuales es necesario retirar manualmente, y esta labor se denomina “seleccionar” (“borer” ‘בורר’).

Posteriormente, los granos eran molidos y transformados en harina. Dado que la cáscara del grano de trigo es más gruesa, se forman a partir de ésta partículas sólidas que se denominan salvado. A los efectos de separar la harina del salvado es necesario tamizarla sobre un colador (tamiz), tal que la primera caiga y el salvado permanezca arriba. Esta labor se denomina “tamizar” (“merraked”-‘מרקד’).

La labor de selección (“borer”-‘בורר’) se realiza a mano mientras que el tamizado se efectúa mediante un utensilio. Al seleccionar se retira el residuo mientras que al tamizar el residuo queda sobre el colador y la harina es la que desciende. Todas estas diferentes formas de separación entre el alimento y el residuo, están prohibidas en Shabat por la Torá, siempre que se realicen de modo habitual; mientras que si se realizan de un modo diferente al habitual (“shinui“) la prohibición es rabínica. Si la separación es parte de la forma de ingestión del producto esta estará permitida, tal como se explicará más adelante.

De la variedad de labores que separan el alimento de los residuos, podemos ver la importancia que esta actividad tiene en nuestras vidas. La realidad se nos presenta confusa y entremezclada, la capacidad de separar las partes buenas de las malas permite al hombre desarrollar el mundo  y sofisticarlo. Estas labores se asemejan al trabajo espiritual del hombre, ya que el mundo es confuso también en cuanto a sus valores, y nuestra misión es discernir entre bien y mal. Si fuese claro que el bien está de un lado y el mal en otro sería sencillo optar por el primero. El problema es que también dentro del bien hay mal y dentro del mal hay bien. Algo que se considera malo en una parte – puede considerarse bueno en otra. El gran desafío que HaShem le presenta al hombre es el de discernir el bien del mal, colocando cada cosa en su sitio, lo cual conlleva a la corrección o reparación del mundo.

En los días hábiles debemos ocuparnos de las labores complejas, de discernir el mal del bien, lo cual implica ocuparse de los residuos y los aspectos problemáticos del mundo. Al llegar el Shabat debemos centrar nuestra atención en el aspecto interior de la realidad, deleitarnos en Él y conectarnos con los fundamentos de la fe. En virtud de la santidad y la fe  que absorbemos en Shabat, tenemos la posibilidad de discernir el mal del bien en los días hábiles y ocuparnos del filtrado necesario para la corrección del mundo.


[1].  Epitelio que recubre al grano.
Esta entrada fue publicada en 11. Seleccionar ("Borer"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *