15 – Viajes, paseos y esparcimiento

Se permite en Jol HaMo’ed viajar a los efectos de realizar un paseo, pues todo aquello que los judíos suelen disfrutar sin implicar un esfuerzo se considera como menester festivo y para esto se permite realizar una labor amateur tal como conducir un automóvil. Sin embargo, está prohibido viajar si no es por una necesidad festiva, como el caso de tomar clases de conducir o por algo relacionado con el trabajo para después de la festividad.

Se permite viajar en autobús, tren o taxi y pagar por el viaje si es para un menester festivo. Se permite a choferes judíos trabajar por dinero en los autobuses o trenes durante Jol HaMo’ed, por tratarse de una necesidad pública. Respecto de los choferes de taxi es correcto que se abstengan de trabajar. En caso de ser una necesidad pública, puede continuar trabajando durante Jol HaMo’ed.

Quien tiene que viajar en Jol HaMo’ed puede efectuar reparaciones leves en su automóvil, de aquellas que un amateur es capaz de realizar. Otro tanto ocurría en el pasado cuando las personas montaban sus caballos, y los sabios permitieron ocuparse del caballo de modo amateur, esto es, arreglar sus cascos o herraduras (ídem Mo’ed Katán 10(A), Shulján Aruj 536:1). Por lo tanto, en caso de necesidad se permite cambiar una rueda o realizar una labor de reparación simple que no requiere de herramientas especiales o conocimientos profesionales. Sin embargo, una reparación de tipo profesional se permite únicamente en caso de ser necesario evitar una pérdida (tal como se verá adelante 12:2).

Se permite lavar los parabrisas del automóvil, empero se prohíbe lavar al automóvil entero porque todo aquel que llevara a cabo tareas de mantenimiento que suelen realizarse una vez cada varias semanas – estaría disminuyendo el sentido de la festividad. Empero, si debido a un paseo de Jol HaMo’ed el automóvil se ensucia demasiado al grado que resulta vergonzoso viajar en él se lo puede lavar si es para utilizarlo durante los días festivos.

Consideramos que el permiso que se dio para realizar paseos en Jol HaMo’ed tiene por intención facilitar excursiones breves que no cansan ni demandan ingentes esfuerzos y encajan en la tendencia general de estos días, esto es: descansar de la realización de labores y alegrarse por medio de las comidas festivas y el estudio de la Torá. Ya aprendimos (arriba 1:6, 10:6) que se debe dedicar la mitad del día al estudio de la Torá y por ende los paseos entran en la otra mitad del día en la que deben llevarse a cabo también las comidas. Sin embargo, nos parece que si es en aras de ascender a la ciudad sagrada de Jerusalém – se permite realizar un viaje prolongado.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos