18 – Judíos y gentiles en Jol HaMo’ed

Tal como los sabios prohibieron pedirle a un gentil que realice una labor para un judío en Shabat, de igual manera prohibieron en Jol HaMo’ed pedirle a un no judío que realice una labor que un judío mismo tiene prohibido efectuar (Shulján Aruj 543:1, Mishná Berurá 1). Y aunque el judío calcule que de no rentar los servicios del gentil para la realización de una labor en Jol HaMo’ed tendrá que pagarle más después de la festividad – está igualmente prohibido. Esto se debe a que el permiso de realizar una labor para evitar una pérdida aplica únicamente cuando la persona habrá de perder algo que ya está en sus manos (Jaié Adam Regla 106:12, Mishná Berurá 2).

Está permitido pedir a un gentil que realice una labor que un judío tiene permitido efectuar de modo amateur o diferente al habitual tal como coser una prenda para la festividad (arriba halajot 7-8). En caso de que el gentil desee realizar la labor a su manera de modo profesional – no es necesario realizarle observación alguna (ver Shmirat Shabat Kehiljatá 68: nota 137). Asimismo, un judío para el que un gentil realizó en Jol HaMo’ed por propia iniciativa una labor podrá disfrutar de la misma (Piskei Tosafot, Kaf HaJaím 543:5).

Si bien un judío tiene prohibido decir a un gentil que realice para él una labor prohibida en Jol HaMo’ed, si es a los efectos de cumplir con un precepto en Jol HaMo’ed – está permitido. Por lo tanto, se permite pedir a un gentil que concluya la construcción de una sinagoga para que se pueda rezar en esta (Mishná Berurá 543:1, Sha’ar Hatzi’un 544:10).

Se permite encargar a un gentil un trabajo antes de la festividad si se cumplen dos condiciones: 1) Que el gentil sea un trabajador independiente o contratista, de modo tal que reciba un pago global por la ejecución de la labor y él decida cuándo trabajar. O que el gentil sea socio de las ganancias del trabajo en cuestión por lo que trabaja para su propio beneficio. 2) Que no se trate de una labor que suele realizarse en régimen de arriendo, de manera que quienes vean su realización no sospechen que se trata de un judío que renta los servicios de un gentil. Dado que las casas suelen construirse en régimen de contratación, el gentil tiene permitido continuar construyendo la casa del judío en Jol HaMo’ed (Shulján Aruj 543:2, Beur Halajá 244:1,’או לקצור’).

Mercaderías que un judío tienen prohibido adquirir en Jol HaMo’ed, también estará prohibido decirle a un gentil que se la compre, aunque el pedido se formule antes de iniciar la festividad (Beur Halajá 539:1, ‘בין לקנות’). Empero, se permite decirle a un gentil «compra para ti y luego te lo compraré de modo tal que salgas ganando». En este caso se permite incluso prestar dinero al gentil para que efectúe la transacción (Shulján Aruj 307:3, Mishná Berurá 13, Shmirat Shabat Kehiljatá 68:34).

Se permite encargar a un gentil una labor en Jol HaMo’ed a condición de que la realice después de la festividad, y se debe tener el recaudo de que no pese, mida ni detalle cómo será efectuada la labor porque se trata de acciones características de días comunes (maasé shel jol). Si luego el gentil no respeta lo acordado y realiza la labor durante la festividad – no se le debe reclamar por cuanto que se acordó con él que lo hiciera pasada la festividad (Shulján Aruj y Ramá 543:3).

Hay juristas que sostienen que un judío no puede cocinar o realizar otras labores para un gentil en Jol HaMo’ed, porque todas las acciones autorizadas en la festividad son para menesteres y alegría festivos, y dado que el gentil no está preceptuado de alegrarse en la festividad – está prohibido realizar labores para él (Jaié Adam 106:11). Hay juristas que lo permiten (ver Shevet Haleví 8:124:2). En la práctica, cuando se trata de una gran necesidad, a los efectos de consagrar el Nombre Divino o evitar odio antijudío, se permite realizar una labor para un gentil en Jol HaMo’ed (ver Shmirat Shabat Kehiljatá 68:37 y ver las Harjavot).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos