07 – Menesteres festivos en prendas de vestir y labor amateur

Tal como estudiamos, se permite realizar labores incluso profesionales, si se trata de necesidades corporales tales como obtener alimentos o medicinas y, de ser necesario, se permite abonar el importe correspondiente. Sin embargo, en el caso de los demás menesteres festivos, únicamente se permite realizar labores no profesionales y está prohibido abonar por ellas. Se prohíbe, incluso, delegar la labor para que la realice un profesional gentil durante Jol HaMo’ed (Shulján Aruj 541:4-5, adelante 12:15).

Por lo tanto, quien precisa reparar una vestimenta que se descosió para vestirla durante la festividad podrá repararla por medio de una labor amateur. Esto es, que la repare una persona común cuya costura es evidente que no es profesional, y lo haga según su modo habitual. En el caso de quien sabe coser profesionalmente, deberá reparar la prenda de un modo diferente al habitual (beshinui), haciendo sus puntadas más distanciadas la una de la otra y no en línea recta (Shulján Aruj 541:5). Se permite coser un botón que se cayó pues se trata de una labor amateur, e incluso un profesional puede coserlo del modo habitual.

Quien no sabe reparar su prenda de manera amateur, puede pedir a un amigo sastre que la repare de un modo diferente al habitual, como un aficionado, a condición de que no se le pague por ello. Esto se debe a que el pago transforma a la acción en importante y en profesional. Esta es la regla general: está prohibido pagar por todo aquello que está permitido realizar únicamente por medio de una labor amateur – está prohibido pagarlo.

Quien antes de Yom Tov sabía que su prenda de vestir estaba rota, que iba a necesitarla durante la festividad y a pesar de ello pospuso su reparación para los días de Jol HaMo’ed – tendrá prohibido repararla en esos días incluso por medio de una labor amateur, por cuanto que programó su labor para los días festivos (Mishná Berurá 540:9).

Está permitido planchar prendas de vestir de modo casero, para vestirlas durante la festividad, empero se prohíbe marcarles los pliegues tal como lo hace el planchado profesional (Shulján Aruj 541:3, Mishná Berurá 9).

En Jol HaMo’ed está prohibido reparar calzado por medio de una labor profesional, empero se permite una reparación menor de tipo amateur como pueda ser, por ejemplo, quitarle un clavo (Shulján Aruj y Ramá 541:4).

En Jol HaMo’ed está permitido lustrar los zapatos, y si bien hay quienes son más estrictos en ello, la idea principal es conforme a la opinión permisiva, por tratarse de una labor amateur necesaria para la festividad.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos