02 – Reglas generales de lo prohibido y lo permitido

La prohibición de la realización de labores en Jol HaMo’ed tiene como propósito que estemos libres para disfrutar de la festividad por medio del estudio de la Torá y las comidas festivas. Por ello, la regla general indica que una labor que implica esfuerzo está prohibida. «Esfuerzo» (toraj en hebreo) tiene dos significados: 1) Que requiera mucho tiempo. 2) Que la labor demande concentración. Es por ello que las labores profesionales (melejet umán) están prohibidas, aunque demanden poco tiempo. Por el contrario, labores que no implican esfuerzo están permitidas, aunque no sean realizadas para los menesteres festivos. Por lo tanto, se permite quitar una prominencia del suelo o de la pared, aunque se encuentre en una habitación que no es utilizada en la festividad, a condición de que ello no implique esfuerzo. Asimismo, se permite a un fotógrafo aficionado tomar fotografías que no son necesarias para la festividad y podrían ser tomadas una vez pasada esta. Se permite también encender un fósforo o una luz sin que ello sea necesario, o salir al dominio público llevando objetos innecesarios en los bolsillos (ver en Harjavot 11:2, 1-5).

Se permite realizar labores que llevan tiempo si son necesarias para la festividad como la cosecha de frutas, la caza de animales o la pesca, la molienda de granos de trigo, el exprimido de frutas y el embolsado o enlatado de alimentos para su posterior comercialización en las tiendas (adelante 3). Asimismo, se permite realizar labores destinadas a las demás necesidades humanas durante la festividad, tal como la reparación de una ventana para evitar que entre frío (adelante 5).

Se permite también realizar labores a los efectos de evitar una pérdida y este permiso recibe el nombre de «labor del objeto perecedero» (melejet hadavar haaved). Esta autorización está en cierto modo vinculada a las necesidades de la festividad, ya que le es muy difícil alegrarse a quien teme por una pérdida (ver adelante 12:2).

En la práctica, en Jol HaMo’ed existen cinco tipos diferentes de permiso o autorización: 1) Se permite una labor profesional si está destinada a la preparación de alimentos para la festividad. 2) Para todas las demás necesidades de la festividad se autoriza únicamente una labor amateur. 3) Quien carece de qué comer puede trabajar normalmente para poder adquirir los alimentos para la comida festiva. 4) En caso de pérdida u «objeto perecedero» se permite una labor profesional. 5) En el caso de que exista una necesidad pública en la que, de no realizarse dicha acción en Jol HaMo’ed se dificulte su realización en un momento posterior. En tales circunstancias permite la realización de una labor amateur (melejet hediot) (Mishná Berurá 530:2).

Dicho esto, dado que las halajot de Jol HaMo’ed incluyen numerosas reglas de las cuales se derivan normas que a veces parecen resultar contradictorias, nuestros sabios dijeron (Talmud Babilonio Tratado de Mo’ed Katán 12(A)) que «Las halajot de Jol HaMo’ed son ‘estériles’ y no se aprenden la una de la otra» (debemos entender este dicho como que las leyes relativas a Jol HaMo’ed son decretos únicos de los cuales no se puede desprender dictámenes ulteriores. N. de E.). Esto es, no se puede extrapolar, no es posible deducir a partir de una halajá otras agregadas, sino que se pueden extraer conclusiones prácticas únicamente después de haber estudiado la generalidad de las reglas de Jol HaMo’ed.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos