16 – Comercio y compras

El comercio está prohibido en Jol HaMo’ed, incluidas la compra y la venta, el alquiler o la renta como propietario o inquilino, porque la festividad fue dada a los hijos de Israel para que en ella coman, beban y estudien Torá, mientras que la ocupación en el comercio demanda esfuerzo y preocupación y puede llevar también a un mal momento cuando una transacción no resulta exitosa. Si bien una transacción menor no genera un gran esfuerzo ni preocupaciones, por cuanto que el comercio carece de límite y muchas veces se comienza con algo pequeño y uno se ve arrastrado a una transacción mayor y más complicada – los sabios prohibieron toda tarea comercial durante Jol HaMo’ed (ídem Mo’ed Katán 10(B), Rosh, Shulján Aruj 539:1, Mishná Berurá 2, Aruj HaShulján 3-4).

Empero cuando se trata de la preparación de alimentos para las comidas festivas se permite comprar y vender (ídem Mo’ed Katán 13(A) y (B)). Incluso si fue posible comprar todos los productos necesarios para la comida festiva antes de iniciar la festividad, se los permite adquirir durante Jol HaMo’ed de manera ilimitada, pues los sabios no quisieron establecer restricciones que pudiesen menguar la alegría festiva. No es necesario limitar la adquisición de alimentos durante Jol HaMo’ed, sino que se permite comprar en grandes cantidades de modo tal que alcance para toda la festividad incluido el Shabat contiguo al Yom Tov final, y en caso de que sobren alimentos para los días comunes posfestivos se podrá disfrutar de estos. Empero se prohíbe comprar intencionalmente de más para los días posteriores a la festividad (Shulján Aruj y Ramá 539:11, tal como vemos arriba en la halajá 3).

Quien acostumbra comprar productos alimenticios en empaques grandes por resultar más económicos puede hacerlo también en Jol HaMo’ed ya que esa es la forma de adquirirlos. Asimismo, cuando se otorga un descuento significativo a quien adquiere una cantidad importante se permite agregar más productos para los días posteriores a la festividad pues no hacerlo implica una pérdida (davar haaved). Empero al igual que en todos los casos de pérdida, el permiso fue dado para quien no planificó realizar la labor durante Jol HaMo’ed, esto es, para quien no programó realizar la compra con descuento durante la festividad. Sin embargo, si esta compra en Jol HaMo’ed fue programada para esos días – estará prohibido comprar en esta más allá de lo necesario para la festividad (Shulján Aruj 539:1, Mishná Berurá 4, ver Sha’ar Hatziún 537:49, y ver adelante 12:3).

En general, artículos que no son productos alimenticios como ropa, zapatos, utensilios de cocina, electrodomésticos o libros de estudio – si resultan muy necesarios para la festividad, se pueden adquirir en Jol HaMo’ed. Por ejemplo: una mujer que posee una prenda de vestir festiva y desea otra prenda nueva más bonita, no podrá comprarla durante Jol HaMo’ed. Empero si su prenda festiva se rasgó o ensució, podrá adquirir una prenda elegante nueva para vestir en la festividad. Sin embargo, en la práctica, por diversos motivos, este permiso casi nunca se efectiviza. En primer lugar, porque no se trata de alimentos y la condición para poder comprar en Jol HaMo’ed es que no se supiera antes de la festividad que la adquisición era necesaria. Si se supo, pero fue negligente y no lo adquirió, – ya no se podrá hacerlo porque se trata de una labor programada para ser efectuada durante la festividad (Mishná Berurá 539:4, 540:9, Rabí Shlomó Zalman Auerbach en Shmirat Shabat Kehiljatá 67 nota 130).

Además, se prohíbe comprar de quien abre su comercio de modo prohibido para no colaborar con los transgresores. En la práctica, casi todos los comercios que están públicamente abiertos lo hacen transgrediendo la prohibición (adelante 12:6). De esto resulta que todo el permiso aplica a comprar de quien cierra su tienda durante la festividad y vende de manera privada a quien se lo pide o si se compra en el comercio de un gentil. Es también necesario saber, que el permiso de comprar una prenda o un mueble en la tienda de un gentil es a condición de que no sea necesario preparar el artículo por medio de labor profesional. En caso de que esto sea necesario – estará prohibido (adelante halajá 18). Además, debe señalarse que a veces se permite adquirir un producto que no resulta necesario para la festividad porque de no hacerlo estaríamos ante una pérdida, tal como se explicará más adelante (12:7).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos