09 – Afeitado y corte de cabello

Dado que es preceptivo afeitarse y cortarse el cabello previo a la festividad, nuestros sabios prohibieron hacerlo en Jol HaMo’ed. Esto es, a pesar de que la regla indica que en Jol HaMo’ed se permite realizar una labor destinada al cuidado corporal, razón por la cual se permite retirar del cuerpo todo cabello que implique una molestia, nuestros sabios prohibieron cortar el cabello y la barba en estos días porque temieron que de ser esto posible las personas pospusieran los cortes para Jol HaMo’ed, deshonrando así la festividad e ingresando al Yom Tov con el cabello crecido y desaliñado. Por efecto de esta prohibición, las personas habrán de apresurarse a cortar su cabello antes de la festividad (ídem Mo’ed Katán 14(A), Shulján Aruj 531:1-2).

En el pasado, los sabios flexibilizaron su criterio para con aquellas personas provenientes de una lejana costa que llegaban en caravana al inicio de una festividad y que por lo tanto no habrían tenido ocasión de cortarse el cabello, permitiéndoles hacerlo durante Jol HaMo’ed de manera discreta (ídem Mo’ed Katán 13(B), Shulján Aruj 531:4-5). En la actualidad, sin embargo no se debe ser flexible en esta cuestión porque los viajes son breves y en todas partes es posible cortarse el cabello. De todas maneras, quien se perdió en un paraje desértico durante semanas y recién durante la festividad logró ser rescatado – podrá cortarse el cabello en Jol HaMo’ed de manera discreta.

Tal como ya hemos estudiado, la prohibición recae únicamente sobre el cabello de la cabeza y la barba, que al crecer más de la cuenta según lo acostumbrado por la persona, le hacen verse desarreglada pareciendo despreciar así la festividad. Con respecto al resto del vello corporal, sin embargo, incluido el bigote, los sabios no decretaron nada por lo que está permitido cortarlo en la festividad (Shulján Aruj 531:8, Sha’ar Hatziún 15). Cuando una persona tiene heridas debajo del cabello de la cabeza tendrá permitido cortarlo para aliviar su sufrimiento o curarse (Mishná Berurá 531:21).

Está permitido cortar el cabello de un niño pequeño a quien este le creció tanto al grado de que le molesta. Esto se debe a que aún no ha llegado a la edad en la cual está obligado a cumplir preceptos, con lo que no tiene el deber de prepararse para la festividad, y de todas maneras los sabios no decretaron sobre él la prohibición del corte de pelo en Jol HaMo’ed (Shulján Aruj 531:6). Quienes acostumbran festejar el primer corte de cabello de un niño al llegar este a la edad de tres años pueden hacerlo en Jol HaMo’ed. En caso de que el niño cumpla años antes de la festividad, se permite también posponer el corte de cabello para Jol HaMo’ed e incrementar así la alegría (Gan HaMelej, Sha’arei Teshuvá 531:7).

En nuestros días se despertó una gran interrogante: ¿Le está permitido afeitarse en Jol HaMo’ed a aquel que acostumbra hacerlo a diario? Hay quienes entienden que la prohibición se mantiene inamovible ya que nuestros sabios decretaron no cortarse el cabello ni afeitarse en Jol HaMo’ed. En la práctica, no obstante, nos parece que todo aquel que acostumbra afeitarse a diario y tuvo la precaución de hacerlo de cara al primer día festivo – puede afeitarse en Jol HaMo’ed, ya que no fue descuidado en honrar la festividad y el afeitado en víspera de Yom Tov no le dura para todos los días festivos, por lo que tiene permitido y hasta está preceptuado de hacerlo en los días intermedios. Esto resulta especialmente preceptivo previo al Shabat Jol HaMo’ed y previo al Yom Tov final. Empero, en el caso de aquel cuyo padre acostumbra adoptar una actitud más estricta, – es preferible no faltarle el respeto al progenitor y actuar como él.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos