14. Interrupciones y errores durante el toque del Shofar.

https://ph.yhb.org.il/es/15-04-14/

Existen dos tipos de errores: a) Si quien toca se confunde y ejecuta intencionalmente en medio de una unidad un sonido que no corresponde a la misma, debe volver al inicio de la unidad, esto es, a la primera  «tkiá», b) Quien toca y procura hacerlo correctamente pero fracasa en el intento, no necesita volver al inicio de la unidad sino que ha de respirar y tocar correctamente el toque que corresponde. Explicaremos más pormenorizadamente:

El primer tipo de error: quien toca y se equivoca ejecutando una «truá» entre la «tkiá» y «shvarim» o ejecutó «shvarim» entre «truá» y «tkiá», por cuanto que el error fue a conciencia y ejecutó un sonido que no corresponde en medio de la unidad debe volver a tocar la primer «tkiá». Incluso si tocó entre «tkiá» y «shvarim» un solo «tromit» de la «truá» o si tocó entre la «truá» y la «tkiá» un sonido (shever) de «shvarim» toda la unidad queda sin efecto y debe volver a la primer «tkiá» (Shulján Aruj 590:8).

Asimismo, si tras culminar con los «shvarim» quien toca interrumpió el lapso  equivalente a una respiración y toca otro sonido más de «shvarim», debe volver a la primera «tkiá» ya que como terminó con «shvarim» debe volver a tocar una «tkiá», y un solo sonido de «shvarim» (shever) suplementario entra en la categoría de sonido que no corresponde en medio de la unidad. Asimismo, si tras finalizar con la «truá», quien toca interrumpió el lapso equivalente a una respiración y toca otro sonido de «truá», debe volver a la primera «tkiá» (Shulján Aruj 590:8).

El segundo tipo de error: quien toca intenta ejecutar la «tkiá» final de la unidad y le sale uno o dos sonidos similares a «shvarim» o «truá»; en este caso debe respirar y volver a tocar la «tkiá» como corresponde. Aquí no es necesario volver al inicio de la unidad ya que los sonidos errados fueron involuntarios. Asimismo, si debía tocar «shvarim» y le salieron dos sonidos de «shvarim» no pudiendo continuar y se vio obligado a respirar, o si debía tocar una «truá» pudiendo emitir sólo dos sonidos de la misma no pudiendo continuar ya que necesitaba respirar, debe volver a tocar el «shvarim» o la «truá», empero no necesita volver al inicio de la unidad. Hay quienes tocan el Shofar y se acostumbraron a prolongar el último «tromit» de la «truá», mas deben de tener cuidado pues si suena como un «shever» deberán volver a ejecutar toda la «truá» (Mishná Berurá 590:31).

En el caso de quien alcanzó a ejecutar tres sonidos de la «truá» y no consiguió continuar deteniéndose por el lapso equivalente a una respiración, debe volver a ejecutar la primer «tkiá» ya que hay juristas que consideran que tres sonidos de «truá» alcanzan para cumplir con el deber, y en caso de tocar nueve sonidos después de los tres primeros  estaríamos tocando la «truá» dos veces (Aruj Hashulján 590:20).

Cuando dos congregaciones rezan cerca una de la otra y se comenzó a tocar el Shofar en una de ellas, es bueno que en la otra no se toque hasta que la primera haya concluido su serie de toques. Esto es así ya que hay juristas que entienden que si en medio de los toques se escuchan otros sonidos, si bien no se tiene la intención de cumplir con el deber mediante los últimos, estos dejan sin validez a los primeros. Si bien la halajá final es conforme a la mayoría de los juristas que considera que sonidos ajenos no dejan sin validez a los toques del Shofar, a priori es bueno tomar también en consideración la opinión minoritaria (Beur Halajá 590:8, ‘כמתעסק’).

Esta entrada fue publicada en 04 - El precepto del Shofar. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *