04. La reparación de la trasgresión

Diversas rectificaciones se han mencionado para el pecado del derramamiento de semen en vano, empero la primera y la más importante es el establecimiento del pacto («tikún habrit»), esto es, que el hombre se una a su mujer con un amor íntegro. Nuestros sabios dijeron (Vaikrá Rabá 21:5): «el órgano con el cual el hombre peca es aquel con el cual debe abundar en preceptos», esto es, esmerarse de gran manera en alegrar a su mujer en todas las oportunidades que el precepto de Oná le estipula y en caso de incompatibilidad entre lo que le alegra a él personalmente y lo que la alegra a ella, deberá dejar de lado su propio deseo y esforzarse por satisfacerla lo más posible.

Asimismo habrá de cumplir el precepto de «creced y multiplicaos» («Prú Urbú») con excelencia, esto es, procrear la mayor cantidad de hijos e hijas que sus energías y las de su mujer les permitan siempre y cuando esto no sea motivo de riñas conyugales, pues ya aprendimos que la primer gran reparación es que alegre a su mujer lo más posible. De todas maneras, si alegrando a su mujer de sobremanera logra cumplir con el precepto de «creced y multiplicaos» con excelencia, estará realizando una reparación muy significativa, pues allí donde malogró y perdió vida ahora hace que esta abunde. En vez de pecar por egoísta se consagrará a la crianza y educación de sus hijos, encaminándolos en el estudio de la Torá y el cumplimiento de los preceptos.

Además, una gran reparación para este pecado es el estudio de la Torá ya que por su intermedio nos conectamos a la raíz de la vida sumándosela al mundo para así completarlo. Tal como estudiamos (Talmud Babilonio Tratado de Kidushín 30(B)), HaShem creó la inclinación al mal y también creó su antídoto que es la Torá, por lo que la Torá tiene la capacidad de transformarla para bien. También vimos que el fuego del Guehinom no alcanza a los estudiosos de la Torá (ídem Jaguigá 27(A)),  ya que esta protege al hombre y lo salva de contratiempos (ídem Sotá 21(A)). Este pecado puede ser reparado especialmente mediante el estudio de la Torá con intensidad y ahínco, pues así la persona invierte su pasión exterior en este esfuerzo recuperando su vitalidad interior original (ídem Berajot 63(B), Tamid 32(A), Tzidkat Hatzadik 97,106 y 123).

Asimismo, una persona que tiene el privilegio de poder enseñar y de esta manera acercar alumnos a la Torá corrige este pecado, ya que los alumnos son también llamados «hijos». De esta manera suma energía vital a sus alumnos compensando la que malogró con su trasgresión. Quien tiene el mérito de acercar a judíos que se alejaron de la Torá repara grandemente el pecado cometido, pues al ayudar a retornar a  quien cayó recupera las energías que perdió (Tzidkat Hatzadik 116 y 126).

Dar tzedaká (dinero) a los pobres se considera también una reparación importante de esta trasgresión, tal como está escrito (Mishlei-Proverbios 10:2): «la tzedaká salvará de la muerte». De esta manera agrega vida en sustituto de la que malogró, a condición de que la ayuda llegue a personas pobres decentes, esto es, personas que no tienen la posibilidad de auto sustentarse y emplean el dinero recibido para buenos fines y no para alcohol o drogas. Empero si el dinero es dado a personas pobres no decentes, quien aporta continúa realizando una trasgresión similar a la de derramar semen en vano pues su dinero es malgastado. A veces, cuando una persona aún no ha retornado plenamente de esta trasgresión y desea dar tzedaká a los pobres, desde el cielo provocan que el dinero llegue a menesterosos no decentes (Tzidkat Hatzadik 125).

Esta entrada fue publicada en 04. El cuidado del pacto. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *