08 – El orden de la quema del incienso en Yom Kipur.

https://ph.yhb.org.il/es/15-10-08/

Este era el orden del cumplimiento del precepto: ingresaba al Kodesh HaKodashim con una pala que contenía brasas y una cuchara conteniendo  incienso, y allí echaba el incienso sobre las brasas y el humo que se elevaba se expandía por todo el recinto hasta que cubría la tapa del Arca del Testimonio. Tal como está escrito (Vaikrá 16:12-13): «Tomará un incensario lleno de brasas de fuego del altar de ante HaShem, Y sus dos puños llenará de esencias en polvo para el incienso y lo traerá al interior del velo.Echará el incienso sobre el fuego ante HaShem, y cubrirá la nube de incienso el propiciatorio que está sobre el Arca del Testimonio, y no habrá de morir

Esto nos insinúa que ni siquiera el más sagrado de los hijos de Israel puede comprender la cuestión Divina tal como es, y solamente mediante el humo y la niebla la Divina Presencia puede reposar y la cuestión Divina se puede revelar. Por ello, el Cohen Gadol debía primeramente quemar incienso en el Kodesh Hakodashim y solamente después que este recinto se colmaba de humo podía cumplir con su deber (Talmud Babilonio Tratado de Yomá 53(A)).

Dado que el incienso expresa la profunda conexión entre las almas del pueblo de Israel y Hashem, la pala con incienso permanece en el Kodesh Hakodashim hasta la conclusión de la labor del día y durante todo este tiempo el humo seguía emanando de ella. Al finalizar la labor sacra del día, el Cohen Gadol ingresaba al Kodesh Hakodashim en representación de todo el pueblo de Israel, se despedía, tomaba la pala y se retiraba.

La cantidad de incienso que era quemada en Yom Kipur equivalía a un puño lleno, ni más ni menos (ídem 48(A)), lo cual alude a que toda la intención y toda la acción del Cohen Gadol estaba destinada a la generalidad del pueblo de Israel. Nuestros sabios dijeron que tomar en la mano un puñado de incienso de la cuchara sin que se caiga partícula alguna al suelo, era de las acciones más difíciles de realizar en el Templo (ídem 49(B)). Esto insinúa que el Cohen Gadol debe esforzarse en unir todas las fuerzas del pueblo de Israel en el Kodesh Hakodashim, sin perder siquiera una chispa de estas.

El incienso que se quemaba a diario era molido intensamente a los efectos de que se transforme en fino polvo. El incienso que era quemado en Yom Kipur en el Kodesh Kodashim era molido nuevamente previo al sagrado día, para que sea aún más fino. La molienda expresa la unión de todas las partículas de incienso la una con la otra, y la mezcla a quemar en el Kodesh Hakodashim debía expresar una unión aún más fuerte.

Esta entrada fue publicada en 10 - La "Avodá" –la labor sagrada- en el Templo en Yom Kipur. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *