10. La noche de Shabat

Nuestros sabios dijeron (Talmud Babilonio Tratado de Ketuvot 62(B)) que los estudiosos de la Torá suelen cumplir con el precepto de Oná en las noches de Shabat, o sea viernes por la noche, y respecto de ellos dice el versículo (Tehilim-Salmos 1:3): «que dará su fruto a tiempo». Además, los juristas escribieron que es preceptivo para los estudiosos de la Torá cumplir también con el precepto de Oná en las noches festivas (Yom Tov) y de novilunio (Rosh Jodesh) (Maguén Abraham Oraj Jaím 240:3). Esto obedece a varias razones. En primer lugar mediante el precepto de Oná se cumple también con el de deleitar el Shabat u «Oneg Shabat» y por ende corresponde alegrarse especialmente también en los días festivos o de novilunio. Además, es correcto cumplir con el precepto de Oná en los días santificados tal como vimos que el pueblo de Israel lo hizo tanto tras la entrega de la Torá como después de la inauguración del Templo (arriba 1:6). Asimismo, en esos días los eruditos de la Torá disminuyen la intensidad de su estudio por lo que pueden dedicar más tiempo al cabal cumplimiento del precepto de Oná.

No solamente los estudiosos de la Torá tienen preceptuado unirse a sus mujeres el Shabat por la noche, sino que todos los hombres deben hacerlo en virtud de tratarse del deleite del Shabat («Oneg Shabat»), tal como dice el Shulján Aruj (Oraj Jaím 280:1): «Mantener relaciones es uno de los deleites sabáticos».

Sin embargo, a veces no resulta cómodo llevar a cabo la unión en Shabat, o sea el viernes por la noche, por causa del cansancio de la semana o por la fatiga resultante de los preparativos sabáticos, lo cual impide el cumplimiento del precepto con la excelencia apropiada. Y por cuanto que el quid del mandamiento de la Torá radica en que se cumpla con alegría, si uno de los cónyuges se encuentra agotado el Shabat por la noche y se le hará difícil alegrar y alegrarse como corresponde, es preferible hacerlo el sábado por la noche u otro día de la semana en el que no prime la fatiga. Si bien también para el Zohar es de suma importancia cumplir con el precepto de Oná en la noche del Shabat, dado que la alegría en el cumplimiento es un elemento central del mismo, si de llevarse a cabo en Shabat el beneplácito habrá de menguar, es mejor posponerlo para el sábado por la noche.

Esta entrada fue publicada en 02. Reglas referentes al cumplimiento del precepto de Oná. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *