02- Reglas generales de las leyes referentes a cocinar.

https://ph.yhb.org.il/es/01-10-02/

Cocinar es la labor que transforma alimentos en aptos para ser consumidos. No cambia si esto se lleva a cabo mediante cocción, horneado o asado. La regla general de esta labor es que el producto alimenticio se elabora mediante el calor producido por el fuego. Mediante éste, el alimento se ablanda, los sabores propios se entremezclan y se manifiestan de modo tal que se obtiene un nuevo sabor, profundo y matizado.

Generalmente todo acto de cocción ablanda el alimento, y lo común es que una vez cocinados la mayoría de los alimentos se ablanden. Empero, algunos productos alimenticios se endurecen en virtud de la cocción como en el caso del huevo. Lo mismo ocurre con el asado, al inicio el calor ablanda los alimentos pero al final puede endurecerlos.

Asimismo, en el caso de los alimentos que pueden ser consumidos sin ser cocinados, si la cocción realza su sabor, según la Torá estará prohibido cocinarlos. Por ejemplo, si bien el agua se puede beber fría, dado que el hervor la mejora, la Torá prohíbe su cocción en Shabat. Un alimento cuyo sabor  o calidad no se vea mejorado por efecto de la cocción, estará prohibido cocinarlo por decreto rabínico (Rambám Shabat 9:3, Sha´ar Hatziún 318:114).

Quien cocina mediante fuego o un derivado del mismo, esto es mediante algo que fue previamente calentado con fuego, trasgrede la prohibición de la Torá. Por lo tanto, quien calienta una sartén sobre el fuego, luego lo apaga y fríe un huevo con la sartén caliente, si bien durante el freído la sartén no se encontraba sobre el fuego, por cuanto que el calor fue generado mediante éste – se trasgrede la prohibición de la Torá (Shulján Aruj 318:3, Mishná Berurá 17. Respecto de quien cocina con el calor del sol ver más adelante inciso 25).

Todo aquel que cocina de un modo habitual trasgrede la prohibición de la Torá. Por lo tanto, quien cocina por medio de un horno microondas también trasgrede la prohibición de la Torá por cuanto que hoy en día esta es una de las formas habituales de hacerlo (Igrot Moshé Oraj Jaím 3:52).

Previo a que comencemos con el detalle de las halajot, es importante mencionar que al cocinar se trasgreden tres prohibiciones distintas: a) La prohibición de la Torá de cocinar en Shabat, b) La prohibición rabínica de realizar cualquier acción que pueda llevar a la persona a intensificar el fuego (revolver las brasas), c) La prohibición rabínica de realizar cualquier actividad que pueda semejarse a cocinar. En toda ocasión en la que queremos saber si determinada acción está permitida o no, debemos analizarla según estos tres parámetros. Pasamos a detallar:

  1. a) Se debe revisar si la acción en cuestión entra en la categoría de la prohibición de cocinar, ya que la Torá prohíbe todo acto que transforma un producto alimenticio de crudo en cocido (esta prohibición junto con sus derivaciones será analizada en los incisos 3-13).
  2. b) Si bien desde el punto de vista de la prohibición de cocinar se puede dejar antes del inicio del Shabat una olla cocinándose sobre el fuego, los sabios prohibieron hacerlo en los casos en los cuales habrá necesidad de regular el calor del guisado, no sea que por olvido, se aumente en Shabat la intensidad del fuego trasgrediendo así las prohibiciones de la Torá de encender fuego y cocinar. Empero cuando el fuego está cubierto, como en el caso de la «Plata» de Shabat, se puede colocar sobre ésta un guisado pues no se teme que alguien olvide la prohibición sabática e incremente la intensidad del fuego (tal como se verá en los incisos 14-17).
  3. c) También en los casos en los cuales la cocción del guisado finalizó y no se teme que alguien por descuido aumente la intensidad del fuego, los sabios prohibieron la realización de cualquier acción que se asemeje a cocinar. Por lo tanto está prohibido colocar sobre el fuego un alimento frío ya cocido, empero está permitido colocarlo lejos de la fuente donde se origina el fuego de modo tal que no parezca cocción (tal como se verá en los incisos 18-21. Los juristas tienen diversas opiniones respecto de si colocar alimentos cocidos sobre la «plata» se asemeja o no a la acción de cocinar).
Esta entrada fue publicada en 10. Cocinar.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *