08- La preparación de té en Shabat.

https://ph.yhb.org.il/es/01-10-08/

Quien quiere preparar té mediante un sobrecito debe hacerlo en un tercer recipiente. Por lo tanto, debe verter el agua caliente del termo o caldera a un vaso que es el segundo recipiente, y de éste a otro vaso que será el tercero, tal que dentro de éste último podrá introducir el sobrecito.

Aparentemente, se debería permitir preparar té en un segundo recipiente pues la regla indica que en éste no hay cocción. Empero, vimos arriba que artículos “de fácil cocción” se cocinan en un segundo recipiente, y hay juristas que temen que las hojas de té entren en esta categoría de alimentos. Además hay juristas que prohibieron introducir en un segundo recipiente alimentos no cocidos, porque a la vista se puede pensar que se trata de cocción (Maguén Abraham, Mishná Berurá 318:34). Por lo tanto, quien quiera prepararse una taza de té debe hacerlo en un tercer recipiente.

Sin embargo, hubo quienes adoptaron una postura más estricta y prohibieron preparar té en tercer recipiente, por cuanto que vieron que incluso en éste el color y sabor del sobre de té salen y se dispersan en la taza con suma facilidad, viendo en esto una señal de que se trata de un producto “de fácil cocción” (Aruj Hashulján  y Jazón Ish). Sin embargo, la opinión mayoritaria de los juristas es que la regla de que “no hay cocción en tercer recipiente” es de carácter absoluto por lo que siempre estará permitido introducir en éste un alimento no cocido. Además, el hecho de que veamos que en el tercer recipiente el sabor y el color del sobrecito de té se expanden rápidamente por la taza no es señal de cocción, pues si se introduce el mismo sobrecito en una taza con agua a cuarenta grados (por debajo de la temperatura intolerable para la mano) ocurrirá lo  mismo. Por lo tanto, se puede introducir un sobrecito de té en un tercer recipiente que contiene agua caliente.

Si en vísperas de Shabat se preparó un extracto líquido de té, este se podrá verter en un segundo recipiente con agua caliente pues este extracto no entra en la categoría de artículos “de fácil cocción”, y el vertido en la taza a la vista no presenta el aspecto de una acción de cocido.

Quienes cumplen con sumo grado de excelencia (mehadrín) se cuidan a priori de no colorear líquidos (ver adelante cap. 13 inc. 10) y por lo tanto verterán el extracto en un tercer recipiente y sobre éste verterán el agua caliente de un segundo recipiente, pues de esta manera según todas las opiniones, no estamos ante un caso de coloreado del agua.

Si durante el correr del Shabat se acaba el extracto líquido de té y quedan únicamente hojas de té sin líquido, se permite echar agua hirviendo del termo o caldera en una taza que hará de segundo recipiente, y de ésta se verterá el agua sobre las hojas de té para así preparar más extracto líquido. En este caso, no se ha de temer que haya cocción por cuanto que estas hojas de té en cuestión ya se cocinaron en vísperas de Shabat.

Esta entrada fue publicada en 10. Cocinar.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *