13- Agregar agua a un guisado que está sobre la «plata» para evitar que se queme.

https://ph.yhb.org.il/es/01-10-13/

Cuando los líquidos de la olla del Jamín se evaporan y se teme que la comida se queme, no se puede agregar agua fría puesto que ésta se habrá de cocinar. Empero, si hay una caldera de agua caliente sobre la «plata» se puede verter agua de esta en la olla. Si la caldera tiene una suerte de canilla, llave o grifo se puede retirar la olla del Jamín de la «plata» para poder verter en ésta agua caliente de la caldera. Si la olla es cárnica y la caldera «parve» se debe abrir la tapa de la olla unos diez segundos antes de que se le agregue agua, para que los vapores del guisado se disipen y no afecten intensamente a la caldera. En caso de que sea difícil verter directamente de la caldera  a la olla se puede verter de la caldera a un vaso y de éste a la olla, pues mientras el agua esté a una temperatura intolerable para la mano, según la mayoría de los juristas no se trasgrede la prohibición de que ésta se cocine. Esta es en definitiva la costumbre mayormente extendida en el Pueblo Judío entre los que se encuentran los ashkenazíes, los yemenitas y los judíos oriundos del Norte de África.

Hay otros que opinan que no se debe agregar agua caliente a una olla que se encuentra sobre la «plata» pues consideran que no se debe prestar atención a la temperatura del agua sino a su status. Mientras el agua se encuentra en la caldera sobre la «plata» se le considera  de primer recipiente, al verterla, ésta pierde su status inicial de primer recipiente que puede cocinar y pasa al de «vertido» («irui» ‘עירוי’) que no puede cocinar, y al ingresar en la olla se calienta y nuevamente pasa a la categoría de primer recipiente. Algunos de los sefaradíes actúan conforme a esta opinión (Iejavé Da´at 4:22). Sefaradíes que quieran ser más flexibles, conforme a la opinión de la mayoría de los juristas, tienen en quien apoyarse (Or Letzión II 17:8, ver Meno´am Elimelej I 3:15).

Esta entrada fue publicada en 10. Cocinar.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *