03- Está prohibido cocinar. Está permitido calentar un alimento previamente cocido.

https://ph.yhb.org.il/es/01-10-03/

La regla fundamental de las leyes de Shabat indica que está prohibido crear algo nuevo. En los seis días hábiles, el Hombre, que fue creado a imagen y semejanza de HaShem, se dedica a las labores de crear y desarrollar, toma materias primas y las transforma continuando así la acción creadora Divina de los seis primeros días. Así como el Creador cesó de toda labor el séptimo día, asimismo se nos ordenó que imitemos Sus acciones y establezcamos el Shabat como día de descanso y santidad. En este día descansamos de toda nueva creación y de esta manera podemos contemplar el mundo tal como HaShem lo creó, intensificando así nuestra confianza en Él.

Esta misma regla se aplica a las leyes de cocción: está prohibido cocinar pues esta acción le confiere al alimento un nuevo status al pasar de crudo a cocido. Empero, si el alimento ya está cocido no se prohíbe calentarlo, pues esta acción no le adjudica al alimento un nuevo status. Aunque el calentamiento mejore el sabor del alimento, esto no se prohíbe ya que la regla indica que «No hay cocción después de la cocción» («Ein bishul ajar bishul»). Por lo tanto, la pregunta central en las leyes de cocción es ¿a partir de cuándo consideramos que un alimento está cocido? Esto se debe a que si ya se lo considera cocido se lo puede calentar en Shabat, y si no lo está se prohíbe realizar cualquier acción que ayude a calentarlo.

Respecto de esta cuestión debatieron los más importantes sabios de la Edad Media. Algunos sostienen que si el alimento es apto para ser consumido en caso de apremio, no está prohibido cocinarlo. Empero, para la halajá está consensuado que se considera que un alimento está cocido una vez que la cocción culminó y se lo puede servir a invitados sin necesidad de disculparse.  Antes de esta etapa, si bien el alimento es comestible en caso de necesidad, aún no entra en la categoría de cocido (Shulján Aruj 318:4). Por lo tanto, en la práctica es muy importante saber si el alimento está o no completamente cocido pues mientras la cocción no culminó – está prohibido por la Torá realizar cualquier acción que la acelere o caliente al alimento en cuestión.

Por ejemplo, sobre la «plata»[1] eléctrica hay zonas más y menos calientes, por lo que está prohibido mover un alimento cuya cocción aún no finalizó de una zona de menor a otra de mayor temperatura. Asimismo, está prohibido colocar una  toalla sobre la tapa de la olla en cuestión. Si se abrió la tapa para ver cómo está el guisado y se ve que el guisado no está pronto, no se puede volver a tapar la olla pues el hacerlo implica acelerar la cocción.

Empero si el guisado ya está suficientemente cocido se permite mover la olla hacia una zona más caliente de la «plata» y en caso de que se haya destapado se la puede volver a tapar. Asimismo, se permite colocar una toalla sobre la olla a los efectos de incrementar su temperatura y esto aplica también en el caso del Jamin, Tschulent o Adafina, los cuales mejoran su sabor por efecto del incremento de la temperatura. Se permite tomar del freezer carne ya cocida y calentarla (de un modo que no parezca cocción, como se explicará en el inciso 18). La regla general indica que una vez que un alimento ya está cocinado no hay prohibición de calentarlo en Shabat (esto se refiere a alimentos sólidos empero respecto de los líquidos hay un debate adicional que será explicado en los incisos 5 y 6).

A un Jamín que ya está cocido se le puede aumentar la temperatura aunque los huesos  aún estén duros. Quien acostumbra a comer los huesos del Jamín, mientras no se terminaron de cocer no se considera a todo el guisado como suficientemente cocido y está prohibido cubrirlo o aumentarle la temperatura.


[1]. Se trata de una chapa eléctrica que sirve únicamente para mantener caliente la comida y no para cocinar y carece de botón o perilla para regular su temperatura de uso común actualmente en casi todas las casas observantes del Shabat (n. de t.).

Esta entrada fue publicada en 10. Cocinar.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *