15- El «primer permiso»: cuando la comida ya está cocinada.

https://ph.yhb.org.il/es/01-10-15/

Cuando no existe un móvil que impulse a la persona a aumentar la intensidad del fuego que se encuentra bajo la olla, se la puede dejar desde vísperas de Shabat sobre un fuego descubierto. Los juristas debatieron respecto de cuándo exactamente se carece de tal móvil. Según  Rif y Rambám se carece de móvil a partir del momento en que la comida está completamente cocinada, y seguir cocinándola afectaría negativamente su sabor (en lenguaje talmúdico «se encoge para disgusto de la persona ‘מצטמק ורע לו’). Empero si es interés de la persona en cuestión mantener la olla sobre el fuego – está prohibido hacerlo pues preserva el móvil que lo impulse a aumentar la intensidad del fuego.

Según la opinión de los Gaonitas y los Ba´alei Hatosafot, todo alimento que en caso de emergencia o apremio sería ya comestible (en el lenguaje del Talmud «alimento apto para Ben Drosai»), no se teme que se profane con éste el Shabat aumentando la intensidad del fuego sobre el que la olla está colocada. Empero, si ni siquiera en caso de emergencia la comida está apta para su consumo, se teme que por el apuro de querer poder ingerirla el viernes por la noche el dueño de casa incremente la intensidad del fuego.

En la práctica, en la mayoría de las comunidades judías se permite dejar sobre un fuego descubierto en víspera de Shabat, alimentos aptos para su consumo en caso de emergencia, lo cual está de acuerdo con la opinión mayoritaria de los sabios medievales. A priori, es mejor conducirse según la opinión más estricta y no dejar sobre el fuego descubierto un alimento al que el calor habrá de mejorar su sabor. En este caso la solución radica en cubrir el fuego tal como se verá en el siguiente inciso.

Esta entrada fue publicada en 10. Cocinar.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *