11. La edad apropiada  para que una mujer contraiga matrimonio en nuestros días

En los últimos siglos, la situación económica mejoró y se consolidó por lo que no fue necesario casar a las hijas siendo estas niñas para asegurarles un sustento. Por ello, en la mayoría de los países esta práctica quedó por completo sin efecto (Aruj HaShulján 37:33). Dado que el matrimonio se contrae una vez que las mujeres alcanzaron la mayoría de  edad para el cumplimiento de preceptos y maduraron, esto es entre los trece y los dieciséis años, la decisión final estaba en sus manos. Sin embargo, los padres seguían jugando un rol de suma importancia en cuanto a ayudar a sus hijas a escoger el novio y pagar la dote que ascendía hasta una décima parte de su patrimonio. De todas maneras, la decisión final respecto del enlace era tomada por las muchachas.

Actualmente, en virtud del ascenso en el nivel de vida y la posibilidad que tienen las mujeres de manifestar sus talentos en diversos aspectos del quehacer humano, la edad para que contraigan matrimonio se ha demorado. Esto obedece a dos razones: a) deben estudiar más Torá y completar estudios profesionales en el área que más se adecue a sus habilidades para así poder sumar bondad y bendición al mundo; b) en el pasado las parejas jóvenes vivían en el marco de familias extendidas o clanes, por lo que muchachas jóvenes podían dar a luz y eran ayudadas en su crianza por las mujeres  mayores. Sin embargo, hoy en día las parejas jóvenes erigen hogares de manera independiente, por lo que la edad para casarse se ha demorado hasta que la muchacha pueda cargar con la responsabilidad de la crianza de sus niños.

De todas maneras la edad apropiada para que una mujer se case es más temprana que la de los hombres. Primeramente porque maduran antes, y además la edad a partir de la cual comienzan a cumplir preceptos es un año antes que los varones, esto es a los doce. En segundo lugar, el precepto del estudio de la Torá les requiere menor inversión de tiempo. En tercer lugar, el deber del servicio militar recae sobre los varones. De todas maneras, actualmente las mujeres participan de la manutención del hogar junto a los hombres. Más aún, si la mujer termina su formación profesional antes podrá, en una primera instancia, cargar con el sustento de la pareja; de esa manera permitirá a su marido que complete una carrera acorde a sus facultades y de esa manera podrán adelantar la edad de su casamiento.

En resumen, la edad adecuada para que un hombre se case oscila entre los veinte y los veinticuatro años, y para las mujeres dos años antes.

Esta entrada fue publicada en 05. "Creced y multiplicaos" ("Prú Urbú"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *