18. Píldoras hormonales y dispositivo intrauterino

Las píldoras anticonceptivas deben ser ingeridas a diario y contienen hormonas que evitan la ovulación o el afianzamiento del óvulo en el útero. Existe la posibilidad de recibir estas hormonas mediante un adhesivo que actúa durante una semana o mediante un anillo intravaginal que actúa por tres semanas. La ventaja de los métodos anticonceptivos hormonales radica en que son sencillos de aplicar y pueden ser empleados por un mes solamente o durante años. Otra ventaja es que su uso ininterrumpido permite prolongar el período de pureza, pues, mientras que la mujer los emplea no recibe la menstruación. De lo anterior resulta que si normal y naturalmente los períodos de pureza duran dos semanas o a lo sumo tres, al continuar tomando píldoras este periodo se puede estirar durante un mes y medio y hasta más. De esta forma, es posible calcular los días del período menstrual de modo tal que se adapte a las necesidades de la pareja. Empero, no se debe tomar píldoras por periodos prolongados sin consultar a un médico.

La desventaja del uso de estos métodos radica en que con frecuencia las hormonas provocan efectos secundarios, por ejemplo malos estados de ánimo, aumento de peso y disminución en el deseo de cumplir con el precepto de Oná. Empero, dado que existen muchas variedades de píldoras anticonceptivas, asesorándose con el médico se puede ir probando hasta dar con la más adecuada y de esa forma reducir notablemente los efectos secundarios. Otro inconveniente es que se sospecha que las hormonas pueden llegar a provocar cáncer. Si bien hoy día los médicos no lo ven como algo riesgoso y algunos sostienen lo contrario, esto es, que la ingestión de hormonas reduce el riesgo de contraer algunas enfermedades. Asimismo, a veces la ingestión de píldoras anticonceptivas puede provocar sangrados que impurifican. Generalmente esto se puede solucionar cambiando la píldora.

Durante el periodo del amamantamiento  se deben ingerir unas píldoras especiales que no afectan la producción de leche, empero, esto hace más frecuente el sangrado. Generalmente, si a diario se ingiere media píldora suplementaria el sangrado suele detenerse, sin embargo, de persistir este, se debe procurar una solución alternativa (ver halajá 17).

El dispositivo intrauterino es introducido en el útero por medio de un médico y de un modo que no resulta del todo claro evita el afianzamiento del óvulo en la mucosidad uterina. La ventaja de este método radica en que carece de los efectos secundarios de las hormonas y de los riesgos que se les adjudican, amén de que no es necesario recordar ingerirlo a diario. Por ello, muchas mujeres prefieren este dispositivo al uso de hormonas.

La desventaja de este método es que debe ser aplicado por un médico y su costo es relativamente alto, por lo que se acostumbra a usar durante un año o más. Otra gran desventaja es que puede provocar prolongados sangrados durante los primeros meses posteriores a su inserción, y luego prolonga la duración de la menstruación entre unos y tres días suplementarios. De esta manera, el período apto para la unión conyugal se ve reducido. Si el dispositivo no fue colocado correctamente puede provocar sangrados hasta que es reemplazado.

Esta entrada fue publicada en 05. "Creced y multiplicaos" ("Prú Urbú"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *